Colegio Santa María de los Rosales

 

Developed in conjunction with Ext-Joom.com - templates for Joomla

Las matemáticas en el arte

Las matemáticas y el arte tienen una larga relación histórica. Ya en el siglo IV a. C., el escultor griego Policleto escribió su "Canon", describiendo lo que para él eran las proporciones para el desnudo masculino ideal basadas en la relación 1: √2. Asimismo, cada vez se encuentran más evidencias del uso del número áureo, tanto en el arte como en la arquitectura antiguos, aunque sin bases fiables que respalden dichas teorías. 

Durante el Renacimiento Italiano, Luca Pacioli escribió Divina Proportione (1509), un influyente tratado ilustrado con grabados en madera realizados por Leonardo da Vinci en el que se explicaba la proporción áurea en el arte. Piero della Francesca desarrolló las ideas de Euclides sobre la perspectiva en tratados y a través de sus propias pinturas. El grabador español, Alberto Durero, efectuó numerosas referencias a las matemáticas en su obra. En su trabajo “Melancolía I” incluye referencias como una brújula para la geometría, un cuadrado mágico y un romboedro truncado, mientras que la medición está indicada por las escalas y el reloj de arena.

      

El impacto directo de las matemáticas sobre el arte se ve de manera clara en el uso de herramientas conceptuales como la perspectiva, el análisis de la simetría y en la presencia en diversas obras de objetos matemáticos que han ejercido una especial atracción sobre artistas de distintas épocas, como los poliedros o la banda de Möbius. 

Otras relaciones incluyen el análisis algorítmico de las obras de arte mediante la fluorescencia de rayos X, o el hallazgo de que los batik tradicionales de diferentes regiones de la isla de Java tienen composiciones fractales, es decir, una estructura básica, fragmentada e irregular que se repite a diferentes escalas. A su vez, el arte ha servido en ocasiones como estímulo para la investigación matemática, especialmente en el caso de la teoría de la perspectiva de Filippo Brunelleschi, que finalmente llevó a Girard Desargues al desarrollo de la geometría proyectiva. 

También existe la visión que sostiene que el universo está organizado según relaciones matemáticas y basado en la noción pitagórica de armonía en la música. Dios sería considerado el geómetra del mundo por lo que la geometría sería sagrada, tal y como queda reflejado en obras de arte como “El anciano de los días” de William Blake.

Sergio Blanco, 1º Bachillerato B